Historia.
 
LIMEÑO, ILUSION DE UN PUEBLO


limeño


Santa Rosa de Lima, en el departamento de La Unión, está de fiesta nuevamente debido a que de nuevo, y por tercera vez en la historia,  tiene al Municipal Limeño, su equipo, en la primera división luego de caer en la liga de ascenso en el Clausura 2005. En aquella ocasión perdió una serie de repechaje ante el Coca Cola, en aquel momento subcampeón de la segunda.

Perdió en parte debido a que en el juego de ida no contó con la cordura de su afición, que agredió a un árbitro asistente. El partido se suspendió cuando el marcador señalaba 1-1, pero en la mesa el juego lo perdieron 2-0 por dicha incorrección.

Luego del fracaso deportivo gestado en julio del 2005, los auriazules  vuelven de nueva cuenta al circuito mayor gracias a la compra de la categoría al Chalatenango por una cifra que superó los 100 mil dólares, monto que contó con el respaldo financiero de algunos empresarios santarroseños que soñaron con retornar a su mimado equipo a la primera division luego de acumular cuatro fracasos por tratar de ascender por la vía deportiva.

SU HISTORIA

Municipal Limeño logró ascender por primera vez  en 1971, para sustituir a la UCA. Para el torneo de 1972, ya en primera, Municipal Limeño se inspiró en el corpulento delantero chapín Tomás Gamboa, quien fue su máximo goleador con cinco tantos de los 16 goles que logró anotar en la fase de clasificiación (18 fechas) para pasar a la segunda etapa del torneo luego de ubicarse sexto en la tabla general con 17 puntos.

Pero la segunda etapa del torneo no fue benévola para los santarroseños: fueron últimos luego de 10 fechas con apenas cuatro unidades en la tabla de posiciones.

Para 1973, el Limeño sufrió luego de 18 jornadas y termió penúltimo con 12 puntos, lo que lo llevó a disputar la serie de permanencia junto al Firpo, el Sonsonate y el santaneco Excelsior,  serie que definió el descenso del representativo de Santa Ana.

Para el siguiente torneo, el Limeño repitió su pobre actuación al acumular solo 26 puntos en 36 jornadas y disputar de nuevo la serie de permanencia junto a tres equipos históricos:  el Firpo, el Alianza y el Sonsonate, ganando esa cuadrangular con siete puntos en seis jornadas y provocando el descenso de los cocoteros, acción que evitó por decreto legislativo el primer órgano del Estado, que congeló el descenso un 21 de enero de 1975.

Para el torneo de 1975, los cucheros acabaron en el último lugar de su grupo, con tan solo 16 nomios luego de 33 jornadas, y disputó por tercera ocasión de forma consecutiva su permanencia junto al ANTEL, al Atlético Marte y al Juventud Olímpica. Tras seis fechas, los orientales terminaron penúltimos con seis puntos y fue obligado a jugar el repechaje ante el Once Municipal de Ahuachapán, el subcampeón de la segunda división. La serie la perdió  al sufrir dos derrotas ante los fronterizos (0-3 y 0-2) y descender junto al Juventud Olímpica.

SEGUNDA PARTE

Luego de su descenso en 1975, los unionenses retornaron a la liga mayor 18 años después tras coronarse campeones de la liga de ascenso al disputar con El Roble de Ilobasco una kilométrica serie de tres partidos y sustituir así al Fuerte San Francisco de San Francisco Gotera.

En el torneo 93-94, el Limeño realizó una modesta campaña al terminar séptimo en la tabla con 32 puntos, arriba del propio Águila (28) y del descendido Apaneca (25).

En el siguiente torneo, los orientales fueron penúltimos con apenas 27 puntos en 36 fechas, faena que borró en el 95-96 al terminar en cuarto lugar con 46 nomios y pasar a la segunda fase, de donde saltó a las semifinales junto al Firpo. Ahí lo eliminó el FAS.

Para el torneo 96-97, los unionenses acabaron de nuevo penúltimos con 41 unidades, puesto que apenas superaron en el torneo siguiente al terminar sexto con 33 unidades en 26 fechas.

Llegaron los actuales torneos cortos, donde los orientales disputaron 14 de ellos, coronándose en dos oportunidades (Apertura 99 y Apertura 2000) subcampeones nacionales al perder en ambas la final ante el Águila.

El Limeño logró disputar en los torneos cortos seis semifinales, la última de manera paradójica en el torneo que descendió (Clausura 2005), donde el Firpo lo eliminó en la serie particular y lo preparó para que disputara el repechaje que perdió ante el Coca Cola de Soyapango.
 

 
  Hoy habia 1 visitantes (4 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=